Cómo se hace una nómina

Todas  las personas que están trabajando y tienen nómina deben saber qué partes tienen y qué significan cada una de ellas, a qué se refieren todas las cifras y porcentajes que se reflejan sobre el papel. También deben saber  por qué el dinero a percibir no es siempre el mismo y más de una vez no coincide con el montante neto que se deseaba.

¿Qué es una nómina?

Normalmente se suele denominar a la nómina como la cantidad de dinero percibido o sueldo de un trabajador. Realmente, la nómina es el documento que expone toda la información concerniente a las diferentes percepciones del trabajador, así como las deducciones que legalmente proceden. Es decir, en la nómina aparece tanto la cantidad de dinero que el trabajador ha recibido como los impuestos y las retenciones de ese dinero.

La nómina es un documento totalmente formal. Esto significa que se podrá utilizar como prueba si existe cualquier tipo de  irregularidad  judicial. Tiene un modelo aprobado por el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales al que deben ajustarse los empresarios, y cuya información es de efectos totalmente oficiales. Este documento o recibo debe entregarse de forma obligatoria al trabajador junto con el salario mensualmente.

En la nómina la empresa acredita el pago de las diferentes cantidades que forman el sueldo. En ella quedan registradas también las deducciones que se realizan sobre el salario, como las cuotas a la Seguridad Social y las retenciones a cuenta del I.R.P.F.

Partes de la nómina

En una nómina salarial debe constar siempre la siguiente información.

  •  El salario Base:  es la retribución económica fijada por unidad de tiempo de obra, generalmente a través de convenio.
  •  Los complementos salariales:   consisten en una retribución fijada en función de circunstancias en las cuales se empeña el trabajo. Por ejemplo, si el trabajo se desarrolla en un sitio con alto porcentaje de toxicidad o peligrosidad, ese plus debe estar registrado en la nómina. También se tienen en cuenta las características laborales del trabajado, como la antigüedad en la empresa, si tiene títulos o idiomas. Además,  se tienen en cuenta las horas extraordinarias en este apartado.
  •  Percepciones no salariales: dentro de este aspecto entrarían las indemnizaciónes o suplidos. Por ejemplo, los gastos de transporte, las dietas o la ropa de trabajo cuando la empresa  se haga cargo de ello. También entrarían las indeterminaciones de la Seguridad Social, como las de incapacidad o despido.
  • Deducciones:  En las deducciones  de las percepciones, se reflejarán las aportaciones del trabajador a  las cotizaciones a la Seguridad Social, el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (I.R.P.F),  anticipos y el valor de los productos recibidos en especie. La suma de todo ello será el valor a deducir. Y la diferencia de esta cifra y el total devengado antes descrito será la cuantía que finalmente recibirá el trabajador como sueldo.
  • Datos personales: En el encabezado de la nómina deben estar expresados de una forma clara los datos del trabajador y de la empresa. Necesariamente deben estar las siguientes:
    •  nombre y los apellidos
    • el número de afiliación a la Seguridad Social
    • la categoría profesional
    • puesto de trabajo
    • la antigüedad en la empresa