Como se hace el papel

Muchas personas piensan que el papel sólo se puede hacer mediante la madera que se adquiere de los árboles. Sin embargo, se puede hacer con una infinidad de plantas, como la caña de azúcar. No cabe duda de que el papel creado a base de pasta vegetal ha causado al deforestación de muchas selvas y bosques. En el Amazonas o en diferentes puntos del sudeste asiático este fenómenos ha causado sequías en zonas que antes estaban llenas de vida. Estos cambios no sólo modifican el clima del lugar. También afectan a la vegetación y a los habitantes de esas zonas.

Todo ello se puede evitar en gran mediada si aprovechamos el papel bien. Esto se puede conseguir con pequeños cambios en nuestros hábitos, como utilizar el papel por las dos caras, o reciclar el papel que hemos utilizado.

¿Que necesitamos para hacer papel?

Nosotros mismos podemos contribuir al medio ambiente y crear nuestro propio papel ecológico, natural y casero. En primer lugar, necesitaremos todo tipo de papel reutilizable: cartones, cajas, periódicos, revistas, apuntes que ya no usemos… Este papel nos permitirá crear una pasta con la que luego haremos láminas. En las fábricas de papel esta pasta se crea a partir de vegetales. Por esto se da la deforestación y tala anterior. Esta pasta de celulosa es separada en fibras y luego es batida y mezclada en agua en las fábricas.

Por otra parte, necesitaremos también un recipiente grande donde poner amasar y fabricar la mezcla, una batidora o licuadora, una una cuchara grande y un escurre verduras, una rejilla mayada y varias telas del tamaño que deseemos donde colocaremos finalmente el papel reciclado.

La fabricación del papel

En primer lugar, tendremos que cortar el papel en pequeños trozos. Luego, los depositamos en un recipiente y le añadimos agua caliente. Con esto conseguimos que el papel se ablande. Así, trabajaremos mejor y podremos crear la consistencia necesaria.  La medida sería dos partes de agua y una de papel.

Molemos el papel con la batidora hasta crear una especie de pasta que luego trabajaremos. Dejamos reposar la pasta durante dos o tres horas en un ambiente cerrado,  a poder ser en temperatura media.

Una vez pasadas las horas, utilizaremos  el escurre verduras para  eliminar el exceso de agua. Después, pasaremos la pasta por un grifo de agua fría para dejarla aclarada y limpia. Volvemos a escurrir la pasta, para eliminar cualquier resto de agua. La dejamos bien seca.

Cogemos esa pasta seca con la cuchara y la vertemos sobre una rejilla mallada. La extendemos hasta formar el tamaño deseado. Procura que la superficie quede lisa y sin grumos.

Cuando esté la pasta bien extendida, colocamos una tela por encima. Apretamos suavemente para retirar el exceso de humedad. Volcamos la malla y cubrimos la pasta por el otro lado con otra tela. De esta forma eliminamos la humedad por ambos lados de la página.

Cuando la la tela haya absorbido el agua, retiraremos la tela y dejaremos la lámina de  papel secarse durante al menos un día.

¡Y ya tienes tu hoja ecológica y reciclada hecha por tí!