Cómo hacer bechamel en pocos pasos

Quizás has comprado la salsa bechamel como marca comercial en algún supermercado. Si te imaginas que nunca podrías preparar esta deliciosa salsa, estás lejos de la realidad. Quédate aquí y aprende cómo preparar bechamel.

¿Qué es la bechamel?

Es una salsa de consistencia espesa, muy utilizada en la cocina. No debe confundirse con la salsa blanca, la cual se prepara con caldos líquidos. La base de la salsa bechamel son los ingredientes lácteos.

A pesar de su versatilidad, la salsa bechamel, solo tiene tres componentes básicos, a saber harina de trigo, mantequilla y leche. A la cocción de harina de trigo y mantequilla, que sirve como base para preparar la salsa bechamel, se le se denomina roux. De allí, se desprenden muchas cremas y salsas de cocina.

Origen de la bechamel

Un libro de cocina del año 1651 es el primer registro escrito de la salsa bechamel. Se atribuye su creación a un respetado cocinero francés, quien pudo tomar la receta de otra anterior. Se cree que antaño también se usaba el queso como ingrediente principal de la salsa bechamel.

¿En qué se puede usar la bechamel?

La bechamel tiene usos múltiples en la cocina. De hecho, es la base para preparar otras salsas y recetas, tales como croquetas, coliflor, lasañas y rellenos. Es muy común utilizar la salsa bechamel para espesar caldos y guisos.

Es posible usar la bechamel para realizar cremas de espárragos o champiñones, o para verter sobre las pastas, cualquiera sea su tipo. Si le añades queso, es perfecta para gratinar los alimentos. De acuerdo a la utilización que se le destine, se puede realizar con consistencia más líquida o espesa, cuidando siempre que su carácter de salsa permanezca.

Receta para hacer bechamel

La salsa bechamel va de maravilla con todo tipo platillos, bien sea pollo, pescado o carnes rojas. Esta salsa tiene el poder de otorgar suntuosidad a un plato sencillo.

Aquí tienes una receta básica de cómo hacer bechamel.

Ingredientes para hacer bechamel

Aquí tienes la receta básica de cómo preparar bechamel, con la que obtendrás unas dos tazas de salsa:

  1. 60 gramos de mantequilla
  2. 500 ml de leche líquida
  3. 50 gramos de harina de trigo

Preparación de la bechamel

Estás a tan solo pocos pasos de aprender cómo hacer bechamel, con esta receta:

  • Tamiza la harina en un recipiente y resérvalo.
  • Derrite la mantequilla a fuego lento en una cazuela.
  • Una vez caliente, agrega la harina de trigo y mezcla hasta obtener homogeneidad.
  • Cocina la mezcla durante dos minutos, sin dejar de revolver hasta que veas burbujitas en la superficie.
  • Añade la leche líquida poco a poco sin dejar de mezclar los ingredientes.
  • Sigue cocinando a fuego lento por 7 minutos, hasta que la salsa esté espesa.
  • Retira del fuego cuando veas que empiece a hervir.

Felicidades, pues ya sabes cómo preparar bechamel

Formas de agregar la bechamel a otras recetas

Una vez aprendido el primer paso de cómo preparar bechamel, conoce otras variantes de esta receta y sus diferentes aplicaciones en la cocina:

Bechamel para gratinar

A la receta básica, solo agregas especias tales como nuez moscada, pimienta y sal. Es perfecta para gratinar verduras y pastichos.

Bechamel de espinacas

Una vez lista la salsa bechamel básica, toma unas hojas de espinaca cocidas y pásalas por la licuadora, junto con la salsa.  Procesa hasta lograr una consistencia cremosa. Sirve con pescado como el salmón o la merluza.

Bechamel con tomate

Prepara la salsa bechamel y mezcla con dos cucharadas de salsa de tomate frito. Viértela sobre huevos escalfados o gratinados de carne.

Bechamel con tocineta o jamón

Al preparar la salsa bechamel, añade trocitos de jamón o tocineta cuando derritas la mantequilla y sigue la receta básica de cómo preparar bechamel. Gratina tus verduras con esta salsa, para darles un sabor espectacular.

Bechamel al queso

Añade a la receta básica de cómo preparar bechamel, 100 gramos de queso parmesano rallado y remueve hasta derretir el queso. Acompaña con pastas o verduras.

6 trucos sobre cómo preparar bechamel

Una bechamel perfecta, está libre de grumos, de sabor a harina cruda y tiene una consistencia delicada y suave. Para lograrlo, sigue estos 6 trucos:

  1. Prepara el roux, que no es más que la cocción de la harina con la mantequilla y así la salsa no sabrá a harina cruda.
  2. Presta atención a la cocción de la bechamel para que no se pegue al fondo.
  3. Tamiza la harina para que tome aire y la salsa quede más ligera.
  4. Agrega la leche a temperatura ambiente y de a poco para evitar los desagradables grumos.
  5. Cocina siempre a fuego lento
  6. Para evitar la formación de grumos añade unos trocitos de cebolla a la mantequilla.

Vete corriendo a la cocina pues ya sabes cómo preparar bechamel.